RESTAURANTE EN VALLDEMOSSA


El mejor restaurante de mallorca está en valldemossa.

Nos dicen a menudo que somos muy buenos anfitriones. Pero creemos que nuestro único mérito es que hemos sabido elegir nuestra casa. Resulta muy fácil ser hospitalario cuando amas tu hogar y tus raíces. Compartirlas es un auténtico placer y, mucho más, cuando descubres que ese amor por tu tierra y sus tradiciones se multiplican cuando los transmites a través de los sentidos… Por eso, cuando buscábamos la forma de contarle al mundo nuestra suerte, no lo dudamos ni un segundo: UN RESTAURANTE EN VALLDEMOSSA.

A través de los sentidos, decíamos… Valldemossa hay que sentirla. Su belleza y su historia se reflejan perfectamente en fotografías y libros. Pero el amor verdadero llega cuando la vives. Su olor, el viento de la Tramontana, las increíbles vistas desde el restaurante al mirador de Valldemossa, bajar hasta el puerto, la brisa del mar, sus gentes, el comercio local, su arquitectura, el tacto de sus paredes, los paseos sin tiempo por calles empedradas, marquesinas y balcones engalanados con flores.

No lo decimos nosotros, grandes personajes de la historia han elegido nuestro pueblo para inspirarse hasta convertirlo en su hogar. Chopin, Jovellanos, Ramon Llull, Ruben Darío o Jorge Luis Borges, son sólo algunos de ellos. También mujeres célebres y, por supuesto, grandes historias de amor:

«Todo lo que el poeta y el pintor pueden soñar, la naturaleza lo ha creado en este lugar«, así definía Aurora Dudevant, nombre real de la poetisa George Sand, a la Real Cartuja de Valldemossa, el que fuera su refugio de amor con Federico Chopin.

Nuestro restaurante en Valldemossa es testigo casi a diario de cenas románticas, de historias de amor contemporáneas, parejas de nuestros días que encuentran en Can Costa su momento. Pero a veces nos gusta imaginar cómo sería recibir a estos amores antiguos en nuestra casa, de qué conversarían sentados en nuestra mesa, si se darían la mano tímidamente compartiendo un entrante, qué vino elegirían para llenar sus copas y por qué brindarían esa noche o esa mañana…

LA CITA ROMÁNTICA que nunca sucedió en can costa valldemossa.

Seguramente se levantarían temprano, a la primera luz del día. Frédéric se sentaría frente a su piano, al lado del fuego, componiendo y descomponiendo preludios.

Mientras, Aurora sostendría una taza de café bien caliente entre sus manos apoyada en la columna del balcón, observando el verde infinito de la montaña que se diluye en el horizonte como el azúcar en su desayuno.

Unas horas y algunos versos después, Aurora se acercaría a él despacio, por la espalda, para sacarle suavemente de su universo de pentagramas, y le invitaría a acompañarla a pasear entre los almendros en flor.

A los primeros rugidos de estómago anunciando hambre, se preguntarían: «¿Cuál es el mejor restaurante de Valldemossa?». Entonces, una payesa con un cesto colmado de cebollas les diría: «la comida mallorquina en el puerto de Valldemossa os espera en Can Costa, allí llevamos nuestros mejores productos locales y se convierten en las recetas que nuestras abuelas han guardado celosamente, mientras creaban sin darse cuenta nuestra gastronomía y tradición».

Y de repente, una mirada cómplice entre los dos, de las que dicen: «¿Vamos?», «vamos».

Ella le cogería de la mano estirándole del brazo como una niña traviesa, invitándole a emprender el camino que él no dudaría en tomar ni un segundo. En un gesto inconsciente, nada reflexionado, como un parpadeo, su pie derecho avanzaría tras el izquierdo, siguiéndola a donde ella quisiera ir.

Y allí llegarían. Al rato, aparecerían por la puerta de nuestra casa, buscando su rincón mágico, hasta tomar asiento junto a al antiguo molino de aceite o «tafona» situada en el salón principal.

Jose y Anto les recibirían emocionados, porque siempre reciben con emoción.

Él les ofrecería uno de los vinos más especiales que guarda en la bodega, de los de ocasiones especiales, de los que no se descorchan si no se sirve amor en la mesa. Y Anto empezaría a cantarles las especialidades de la carta y las sugerencias de temporada.

El mejor restaurante de comida mallorquina donde comer paella.

restaurante en Mallorca
Paella de marisco de Can Costa Valldemossa

 

¿Y pedirían paella en nuestro restaurante? A Frédéric le apetecería. Ha oído hablar de los arroces de Can Costa por toda Mallorca. Pero Aurora no podría borrar de su retina la imagen de esa payesa con su «senalla» rebosante de hortalizas y pediría casi con ansia un plato de Gallo con Cebolla. Aunque finalmente, de lo que más disfrutaría es del «tumbet»… Se le nota en la mirada.

No lo sabemos, pero nos encanta imaginarlo… Que de todos los restaurantes de Valldemossa, eligieran el nuestro. Y que su historia de amor con la comida mallorquina empezara aquí.

Dejamos de soñar, porque quien os acercáis ya, sois vosotros. Que empieza a haber hambre y el aroma que sale de nuestra cocina nos dice que es hora de poner la mesa para los amantes de hoy. Aunque ¿quién sabe?, tal vez elaboremos un menú especial Aurora-Chopin para alguna noche mágica, de esas en las que en nuestro jardín suena música en directo. Estamos inspirados.

Si somos el mejor restaurante de Valldemossa, tienes que decirlo tu. Nosotros te seguiremos dando motivos para que nos elijas, contándote dónde empieza todo lo que acaba en un plato. Esa es nuestra verdadera historia de amor.

¿Será tu historia de amor la siguiente en probar la magia de Can Costa?